CAFÉ DE RUIZ, aromas de la ilustración


Charlas y coloquios entre poetas, escritores y artistas varios. Cafés y conversaciones trascendentes entre sillones de terciopelo, espejos y encimeras de mármol. Será mi imaginación, pero locales como el Café de Ruiz transmiten sensaciones de tiempos pasados, imaginando escenas leídas sobre el Madrid de principios del XX; más teniendo en cuenta su situación en la esquina de una de las calles con más encanto de la capital, la Galería de Robles. El Café tiene tamaño medio, con una sala primera junto a la barra, otra alargada a continuación y una tercera tras la barra en la que se congregan ocasionalmente grupos, en muchas ocasiones para celebrar debates culturales varios.

Café de Ruiz, exterior

Estilo: Elegante y castizo a un tiempo. No es pretencioso, si bien está muy bien cuidado y tiene muchos elementos y detalles de época; predominan la madera, el mármol y, en las paredes, los espejos. En la primera sala penetra bastante luz natural, si bien la segunda es más recogida y oscura; la iluminación es cálida y suave. El público suele ser escaso por las tardes, y no es extraño encontrarse con solitarios que acuden a leer o pasar el rato en tranquilidad. Perfil de toda condición y ambiente tranquilo.

Café de Ruiz, interior 
Punto fuerte: La decoración y la atmósfera que transmite. La ubicación ya lo preludia.

Punto débil: Es algo cara.

Referencias en precio: 2,50€ cappuccino, 4€ cafés elaborados, 3-3,5€ los tés, 4-5 batidos, helados en torno a 6€, copas 8,5€. En horario de merienda, café + tarta casera 4,5€.

Situación: Hace esquina entre la calle Ruiz, que discurre entre Sagasta y la Plaza Dos de Mayo, y la Galería de Robles. Cercano a la Plaza y entre Manuela Malasaña y Divino Pastor. Metro San Bernardo, Bilbao o Tribunal.

No hay comentarios: