BAZAAR, restaurante que combina lo barato y lo elegante.

/
1 Comments
Un restaurante económico en un local amplio y con una presentación de nivel. Una opción muy aconsejable para cenar fuera cuando el bolsillo aprieta (¡a quién no!) pero se quiere celebrar una reunión de amigos o un aniversario que lo merezca. Perteneciente al grupo Andilana (Public, Gloria de Montera, etc.), ofrece menús atractivos y bien cocinados, y sigue la misma política de no admitir reservas, si bien siempre está solicitado y suele llenar a diario sus dos plantas. Muy recomendable.

Restaurante Bazaar comedor

Estilo: Se agradece la amplitud del local (techos altos, mesas espaciadas, arriba grandes cristaleras) así como la luz media con buena iluminación en tonos cálidos y el servicio y presentación impecable de la mesa y de los platos; la decoración está pensada al detalle y resulta muy acogedora. El público es de tendencia joven e informal tirando a elegante. La comida está muy bien elaborada en lo que a salsas y combinaciones se refiere, si bien el producto es sencillo como corresponde con el precio medio (ni marisco, ni pescados o carnes excelentes o grandes vinos).

Restaurante Bazaar decoración

Punto fuerte: La decoración del local, la presentación de los platos, la preparación de los mismos (salsa, elaboración), el servicio y, englobando todo, la extraordinaria relación calidad-precio.

Punto débil: La materia prima no es de gran calidad. Considerando los precios, es lógico que no se coma un pescado de primera por 10€. Aún con todo, está todo rico.

Referencias en precio: Salvando un entrecot y poco más, casi todos los platos de la carta se quedan rondando los 9-10€. Postres en torno a los 4€ y vinos y bebidas a precios razonables.


Teléfono: 91 523 39 05.

Situación: En una esquina de las callejuelas de Chueca, calle Libertad con C/ San Marcos. A una manzana de Barquillo y de la plaza Vázquez de Mella. Metro Chueca (Gran Vía no queda lejos).


También te puede interesar

1 comentario:

Esther dijo...

Yo fuí varias veces pero ya hace unos años. Lo recordaba un pelín más caro, igual han bajado por la crisis.

El sitio es muy bonito y todo muy cuidado. Aunque, a modo de curiosidad, tiene algunas lámparas matadoras, yo tenía un foco dándome en la cara y abrasándome de calor, jaja, nada que no pudiera solucionar, le pedí a una camarera que lo apagara ;)

Todo riquísimo, quizá un poco escaso (y no me considero de gran saque).

Un abrazo