EL BOÑAR DE LEÓN, regreso a las esencias castellanas

NOTA: EL Boñar ha echado el cierre en la primavera de 2014.
Célebre entre los venidos a Madrid por su escasa finura y sus contundentes tapas-plato, El Boñar es un mesón con una terraza agradable para acudir cuando se está poniendo el sol. Paellas, mollejas, patatas o cualquier otro plato de cazuela puede acompañar tu consumición; siempre basto, a la par que sabroso. El local sigue fiel a la esencia de los mesones castellones que debían abundar en tiempos del Quijote, con su sencillez por bandera.   

Terraza del BOÑAR DE LEÓN, San Bernardo.

Estilo: Netamente castizo, rudo y sin concesión alguna a reforma o cambio. Comida abundante y contundente, así como servicio serio y eficiente. Comedor interior al fondo con mesas y sillas de madera oscura, una primera parte con barra de aluminio y una terraza agradable que aprovecha la estrecha travesía peatonalizada frente al bar. El público contrasta entre los parroquianos de toda la vida y los jóvenes atraídos por sus generosas tapas. En cualquier caso, público informal.  

Punto fuerte: Grandes raciones que acompañan la bebida a modo de tapa gratis. Abundante menú del día y famoso cocido.

Punto débil: Los olores fuertes (queso, marisco, paella…) campan a sus anchas, mientras que adolece de higiene.

Referencias en precio: Jarras de medio litro, 4€ (siempre le acompaña un gran plato de comida y una hogaza de pan por persona).

Situación: En la calle Cruz Verde (perpendicular a Calle Pez) y ocupando con su terraza la travesía que comunica con la calle San Bernardo, a poca distancia de Gran Vía. Metro Noviciado.

No hay comentarios: