WARHOL’S, homenaje al after club más mítico

Uno de los destinos predilectos para los noctámbulos que tenían más cuerda y que cerró en 2008, parece ser que entre otras cosas por un contencioso en torno a los derechos del nombre… le dedicamos esta reseña por significar el último refugio (no tan decadente al menos) para poner el broche final a las noches más singulares.

 
Estilo: Para la “fauna” que suele frecuentar los after, el ambiente era muy bueno. La gente animada, alguno “pasado” pero divertido. Música “house”, electrónica bailable. Público entre los 20 y los 30 años en su mayoría.

Punto fuerte: Siendo un after el ambiente era bueno, la gente bailaba y la proporción chicos/chicas no era tan descompensada como en otros garitos.

Punto débil: El garrafón y los precios, que se aprovechaban y los ponían caros. Al final, los fines de semana cobraban una consumición como entrada. 


Situación: En Luchana, en la acera contraria a los cines Palafox, viniendo de Plaza Bilbao poco antes del cruce con Trafalgar que enfila hacia Olavide. Metro Bilbao.

Horario: El horario indicaba que abría desde última hora de la tarde, pero cuando aquello se ponía a rebosar era a la hora de cierre de las discotecas, a partir de las 5:30. Cerraba a las 10h.

1 comentario:

Cristian dijo...

Trabajé ahí por 3 años. En la puerta, en la barra, recogiendo vasos.... Hasta un fantasma un día vimos al otro lado de la reja que separaba los ambientes los domingos. Hoy .agosto 2019, me di una vuelta por el pub. Todo cerrado, también el Ruta y el Sr del chiringuito del frente. Gracias por el recuerdo.