WARHOL’S, homenaje al after club más mítico

/
0 Comments
Uno de los destinos predilectos para los noctámbulos que tenían más cuerda y que cerró en 2008, parece ser que entre otras cosas por un contencioso en torno a los derechos del nombre… le dedicamos esta reseña por significar el último refugio (no tan decadente al menos) para poner el broche final a las noches más singulares.

 
Estilo: Para la “fauna” que suele frecuentar los after, el ambiente era muy bueno. La gente animada, alguno “pasado” pero divertido. Música “house”, electrónica bailable. Público entre los 20 y los 30 años en su mayoría.

Punto fuerte: Siendo un after el ambiente era bueno, la gente bailaba y la proporción chicos/chicas no era tan descompensada como en otros garitos.

Punto débil: El garrafón y los precios, que se aprovechaban y los ponían caros. Al final, los fines de semana cobraban una consumición como entrada. 


Situación: En Luchana, en la acera contraria a los cines Palafox, viniendo de Plaza Bilbao poco antes del cruce con Trafalgar que enfila hacia Olavide. Metro Bilbao.

Horario: El horario indicaba que abría desde última hora de la tarde, pero cuando aquello se ponía a rebosar era a la hora de cierre de las discotecas, a partir de las 5:30. Cerraba a las 10h.


También te puede interesar

No hay comentarios: