MERCADO DE SAN MIGUEL, tapeo con clase y encanto.

Esto ya no es ninguna novedad para los madrileños, imagino. O no debiera serlo, porque estando tan céntrico, tan bien puesto y tan rico, es un plan perfecto para disfrutarlo y mostrárselo a quienes vienen de visita a la capital. El renovado Mercado de San Miguel esconde tras la fachada y la arquitectura clásica un mercado moderno que hace las veces de recinto de tapeo con un local por especialidad mercantil y culinaria. Pescadería, encurtidos, embutidos, postres, quesos,… además de tres bares que no cesan de servir bebidas.


Estilo: Cada puesto ofrece su pintxo, especialidad o ración, amén de las raciones que sirven los bares. Hay también ostras y un bar con bodega selecta, y en su zona central están dispuestas varias mesas altas para apoyar las bebidas y comida. Gente de trabajo y algún grupo de amigos, no tiene edad determinada.

Punto fuerte: El mercado tiene encanto y la calidad de la materia prima es excelente.

Punto débil: Suele estar a tope en horas punta (que suele ser entre las 20h y las 21:30) y sin tener donde apoyar la comida puede resultar incómodo.

Referencias en precio: Los bocados de pescado ahumado y los de queso cuestan 1€, el jamón y los vinos dependen. Por 20€ persona cenas 4 pintxos y un bocado de postre con dos bebidas.

Situación: En el cogollo de Madrid, junto a la Plaza Mayor en dirección a la Almudena, junto a la calle Mayor. Metro Sol.

No hay comentarios: