LOLINA VINTAGE CAFÉ, postres y copas en el salón.

/
0 Comments
Cuando abrió unos años atrás resultó muy novedoso. Un local que hace las veces de salón, con muebles de estilo diverso y carácter antiguo, en un ambiente abigarrado al tiempo que acogedor por ese toque “vintage”. Claro que en los últimos dos años han abierto (y están abriendo) bares similares como churros. De todos modos, Lolina triunfó, y sigue haciéndolo, porque sirve buenas copas, buenos cafés y buena comida. Así todo es más fácil.

 
Estilo: Netamente vintage. Tanto su mobiliario como su vajilla y su música ambiente. Tiene una parte baja que se puede reservar para pequeños eventos (capacidad para 20-30 personas). Clientela rondando los 30 años. Ofrecen carta de tés, cafés, tartas y comida de picoteo, especialmente tostas. También zumos, batidos y buenas copas. En cuanto llega el calor suelen abrir los ventanales laterales. Luz cálida.

LOLINA VINTAGE CAFÉ, exterior. Malasaña.

Punto fuerte: La comida y bebida es de calidad. Además, el personal es amable y es muy cómodo.

Punto débil: No es muy grande y se llena con facilidad (cuando está lleno, mirar si hay espacio abajo).

Referencias en precio: Tartas 4-5€, Tostas 4€, Ensaladas 8€. Zumos y batidos naturales 4€, cócteles 7€ y caña 1,5€.

Situación: Se ubica en la esquina de Espíritu Santo con la Calle Madera, no muy lejos de la calle Fuencarral. Metro Tribunal.


También te puede interesar

No hay comentarios: