CASA JULIO, las mejores croquetas de la abuela

El de las croquetas. El que está aislado en una callecita en cuesta por Malasaña. Ése. ¿Al que fueron U2 y otros tantos famosos a los que tienen expuestos en recortes en las paredes? Justo. En el que una entrañable señora mayor muy bajita que hace las croquetas sale de la cocina a tomar el aire con su delantal. Un local clásico y pequeño, con tres mesas de madera y una barra no muy grande. Que si varías y pides otra cosa, también te gustará. Un buen recurso.

 
Estilo: Cocina tradicional española en la que además de las variadas croquetas ofrecen un exquisito salmorejo y otras raciones muy ricas y caseras (huevos rotos, etc). Ofrecen además buenos vinos.

Punto fuerte: Pues eso, las croquetas, hechas en forma de bola. Particularmente, las de espinacas con pasas. O las de queso azul. O las de jamón… si quieres probar varias, se pueden combinar en una ración, que contiene 12.  

Punto débil: El local es pequeño y a las horas punta suele estar muy lleno. Por lo menos ahora que no se puede fumar se puede sobrellevar.

Referencias en precio: La ración de croquetas a unos 8€, parecido al resto de raciones. La caña a 1,40€.

Situación: En el corazón de Malasaña, la calle Madera tiene una cuesta pronunciada y une la Calle Pez con la calle Espíritu Santo. Se encuentra más cerca de esta última y bastante cerca de la Plaza de San Indefonso, se distingue rápido por su fachada en madera roja. Metro Tribunal.

No hay comentarios: