OLÉ LOLA, la moderna taberna madrileña

/
1 Comments
Los dueños del cercano Areia’s (y de otros varios en Madrid) decidieron en 2009 abrir un local similar en cuanto a filosofía de ofrecer servicio a todas horas (ofrecen comidas, cenas, tapas, copas, infusiones, cañas,…) pero con un espíritu elegante. Ellos mismos se han colgado la etiqueta de afterwork, y lo cierto es que es un bar-restaurante muy agradable para mantener una conversación, cómodo, amplio y con buenas calidades, y con un servicio muy eficiente y profesional. La versión moderna de la tasca madrileña. 


Estilo: Diseño y decoración muy pensada y cuidada, ofrece varios rincones diferentes, desde asientos bajos mullidos estilo butaca a mesas altas con taburetes o mesas bajas con sillas, modulando el juego de luces según avanza el día; incluyendo una sala para 12 personas que hace las veces de reservado. La decoración y la música ambiente es chill out, moderna y de luz algo tenue. La comida y bebida son elaborados y de buena materia prima (las croquetas, las berenjenas y el sashimi, formidables; los daiquiris y caipiroskas, muy ricos). Un lugar muy cool que bien podría ubicarse en un barrio de moda londinense.
Bar Olé Lola, taburetes frente a la barra.


Punto fuerte: Es un sitio de fiar para comer o beber algo (muy buenos combinados). El servicio es muy bueno y ofrece una carta amplia (postres, infusiones, vinos…). Se puede reservar también para grupos medianos.

Punto débil: No ponen agua corriente, solo botellín. 

Precio/entrada: Por la parte alta, sin excederse y con buenas ofertas. Vinos a 3€, copas a 7-8€, menú del día a 12€. Menú para grupos muy atractivo por 30€ (incluye 2 raciones/persona, barra libre de vinos-cerveza-refrescos y cóctel/combinado final). 

Teléfono: 91 310 66 95. 

Horario: Abre todos los días, de 12 a 2:30. 

Situación: En la calle San Mateo (que une Alonso Martínez con Fuencarral), cerca del cruce con la calle Mejía Lequerica. Metro Alonso Martínez o Tribunal.

Bar Olé Lola, sala "capilla"



También te puede interesar

1 comentario:

javi dijo...

Creo que los martes por la tarde tienen intercambio lingüístico.